A menudo se contemplan las vitrinas y mostradores como simples expositores en los que mostrar los productos que se ponen a la venta. Sin embargo, dicen mucho de la propia empresa, tanto por su capacidad decorativa como por su acondicionamiento particular, diferentes para los distintos sectores. Antes de decidirse por un tipo de mostrador, conviene solicitar asesoramiento a la empresa elegida para que indique el más adecuado para su negocio.